Balcón de Infantes

 

Balcón al campo

         

Febrero

Es el segundo mes que se añadió al calendario en la modificación de Numa Pompilio. Se dedicó a Februto, nombre de Plutón, al que dedicará este mes para aplacar sus iras. En un principio tuvo una duración de 24 días. El propósito de Numa, en su segunda ordenación, lo dejó con 28, años más tarde, con el arreglo de Julio César se añadió a este mes un día más en los años bisiestos. Los antiguos lo representaban con escenas agrícolas de poda de árboles e injertos por ser época propicia para estos menesteres.

El mes de febrero tiene fama de loco y voluble, pues el tiempo suele presentarse muy incierto. En los días despejados con anticiclones y aire transparente, aumenta el calor, debido a la menor inclinación de los rayos solares, a la posición del Sol respecto a la Tierra y a que los días van siendo más largos (a lo largo del mes aumentan en una hora y 8 minutos).

Si el invierno viene retrasado, a primeros de febrero puede irrumpir una gélida ola de aire ártico o siberiano, provocando los fríos más intensos del invierno, con secuelas de copiosas nevadas (pueblos aislados, carreteras cortadas, tendidos eléctricos afectados).

Así, con esas variantes de muestrario atmosférico, se tiene bien ganada su fama de loco. A primeros de febrero, el refranero emplaza ya los primeros con nubes y ambiente suave. “Si la Candelaria plora, el invierno está fora; pero si no plora, ni dentro ni fora”; pero esta cita tan tajante no encaja en lo veleidoso del mes.

Por lo que respecta a las precipitaciones, febrero es semejante a noviembre en la vertiente Atlántica, más lluvioso que en enero e inferior a diciembre. En la vertiente mediterránea, febrero es seco. Siendo el mes más lluvioso del año en las cuencas del Tajo y Guadiana. También suele llover bastante en Andalucía.

Las temperaturas van aumentando sensiblemente a finales del mes, insinuándose caracteres primaverales: “En febrero busca la sombra el perro”. Por el centro, la temperatura sube alrededor de un grado centígrado en los veinte primeros días y otro tanto en los ocho últimos días.

Se realiza la poda del olivo, se hacen injertos y se trasplantan los pies de los viveros a las hoyas. Desde mediados del mes de septiembre los cereales de ciclo corto por la mitad de España. En la bodega se inician los trasiegos en días fríos y con viento del Norte. Se vigilan las colmenas por si la primavera viene retrasada y hay poco alimento para las abejas.

En febrero, en Castilla-La Mancha, se siembra: patata temprana, berenjena, tomate, cebolla y guisantes verdes.

Desterronado y abonado de los terrenos. Gradeo de los alfalfares. Estercolado del destinado a patatas. Entrada de agua a los arrozales. Si no se ha terminado la siembra de avena y cebada de primavera, conviene hacerlo cuanto antes.

Siembra de castaños y semillas de aliso y álamo. Continúa la plantación de frutales. Poda de los de hueso que no se hayan podado y de los de pepita.

Se hará la recolección de los mimbres.

En jardinería debe hacerse la poda de arbustos (excepto aquellos cuya floración sea en madera del año anterior, lilas…)

Plantación de árboles y arbustos de ornamentación en los hoyos abiertos anteriormente.      

 

Antonio López Marco

 

Balcón de Infantes

Mantenimiento: José Ant. Sánchez 

© Copyright  Balcón de Infantes 2020