Balcón de Infantes

 

Balcón al campo

         

Octubre

Comienza el año9 agricola, un año más cargado de incertidumbre, la meteorología ya nos ha dejado para tomar y dejar, no es fácil con todo este deterioro causado en el pasado mes de agosto donde evidentemente el daño ya está hecho, ahora tenemos: roturas y cárcavas en el terreno, que después de no haber llovido apenas, si nos encontramos con el terreno duro en barbechos con cuatro rejas, más la tónica de la hierba que para este menester si ha sido suficiente precipitación, ahora ha habido que arar de nuevo para poder sembrar. Una vez preparado el terreno sólo falta que los aguaceros de esta época entren con alegría “que no es raro”.

En el asunto gubernamental tenemos de todo, menos bueno, comenzando por las ayudas del siniestro-tormenta, ayudas diversas, subvenciones. No digamos nada del sistema laboral en cuanto a requisitos nuevos, poniendo las cosas de forma tan complicada como para quitarle los ánimos a aquellos principiantes o a los incorporados recientes para el sistema agrario-ganadero. ¿Qué podemos pensar del olivar y la viña?, pues ná, continuar con los ojos cerrados sin mirar al horizonte para terminar en lo que se solía decir cuando no encontrabas salida, esto aunque parece mentira no lo es.

Hoy se habla mucho sobre los productos o alimentos cancerígenos y será cierto, sólo faltaría ser culpables los del sector agrario. Pienso mal, “piensa mal y acertarás”; nuestros gobernantes hacen caso omiso de esto y creo sinceramente, que tal y como rige la Consejería, sí que puede resultar culpable de esta dolencia que a su vez pone malo a quien no lo esté. El año puede acabar bien o medio bien, pero el empiece…

Desde sus comienzos en la época de Rómulo, este mes ha mantenido su nombre, derivado del nombre latino “october”, si bien cambiará de lugar con la ordenación de Numa.

Domiciano le cambió el nombre por el suyo pero el pueblo romano restituyó el primitivo. El mismo número de días que tiene actualmente tenía en la época de Rómulo. Fue Numa en su primera ordenación quien lo redujo a 29 días retomando los 31 días en su segunda reforma. Era un mes dedicado a Marte, dios de la guerra.

Se le representaba por cualquiera de las dos escenas características de esta época, la vendimia o la siembra.

Octubre es un mes típicamente otoñal. Es la “sala de espera” para pasar al invierno. Siguen acortando progresivamente los días, que disminuyen una hora y veinte minutos; las noches son cada vez más largas y frías. En el centro de España, la disminución de la temperatura, desde principio a fin de mes, es de 6,3 grados centígrados.

A principios del mes, las grandes borrascas del Atlántico suelen hacer una visita a nuestra Península, con temporal de lluvias y fuertes marejadas en el mar: “cordonazo de San Francisco”; luego pueden seguir días muy suaves y benignos, que es la mejor época en Centro y Andalucía. En la zona de Levante el mes de octubre es muy temido por sus tremendos aguaceros y tormentas. El Mediterráneo sale muy caliente, a causa de la radiación solar del verano, y sobre el mar aparece un colchón de aire cálido y húmedo debajo de la inversión anticiclónica; la llegada de aire frío por superficie o altura desencadena notable inestabilidad con nubes de gran desarrollo vertical y grandes diluvios, que provocan trágicas avenidas y riadas. En el discurrir de los tiempos fueron quedando ingratos recuerdos de inundaciones en comarcas de Cataluña, Valencia y Murcia: “Octubre es un mes de historia y deja mala memoria”.

Entre el 15 y el 20 del mes suele aparecer un temporal, encadenado frecuentemente con otros posteriores, y las temperaturas acusan una fuerte caída de unos 4 grados centígrados, entre los días 17 y 27 en el Centro. 

Efectos crepusculares:

-1 de septiembre de 1997. Granizos del tamaño de una pelota de ping pong inundaron el pueblo palentino de Paredes de Nava. 

- 2 de septiembre de 1888. Desbordamiento de los ríos Guadalentín y Segura. Riada “de la feria” e inundaciones en Lorca que duró hasta el día 14. 

- 3 de septiembre de 1956. Heladas débiles a moderadas en la provincia de Soria y en zonas altas de León, Burgos y Palencia. 

Antonio López Marco

 

Balcón de Infantes

Mantenimiento: José Ant. Sánchez 

© Copyright  Balcón de Infantes 2019