Balcón de Infantes

COLABORACIONES

               

 

      COPLILLAS      

 

La Escuela Pública

 

Mi padre no fue a la escuela

¡qué atraso más garrafal!,

como vivía en un cortijo

su enseñanza daba igual.

 

Por eso se alegró tanto

cuando a su pequeño Juan,

lo llevaron a la escuela

del bueno don Sebastián.

 

Ni mi padre ni mi madre,

pusieron inconvenientes,

no dudaron de aquel hombre

ni de los maestros siguientes.

 

La enseñanza era la misma

en cualquier región que fuera,

con historia y geografía

de toda la España entera.

 

Y aunque nos hacían cantar

el Cara al sol a diario,

no todos salimos fachas,

más bien todo lo contrario.

 

Ideología y valores

se aprenden en gran medida,

en el seno familiar

y en la escuela de la vida.

 

Con las marchas que  llevamos

de clasismo y de cautela,

yo no sé cómo será

el futuro de la escuela.

 

Si los del pin parental

siguen sacando los sables,

habrá que poner escuelas

para niños intocables.

 

Lo  mejor es que estos niños

tengan en su ordenador,

una escuela virtual

con un ciber-profesor.

 

Donde sus  padres programen

su doctrina y su enseñanza,

para criar a sus  hijos

a imagen y semejanza.

 

Estas personas saldrán

más educadas y listas,

al no estar contaminadas

con ideas progresistas.

 

Si en la escuela nacional

sembramos estas cizañas,

nuestros hijos seguirán

viviendo en las dos Españas.

 

Yo creo que no es tan malo

que enseñen a las criaturas,

materias extraescolares

sin prejuicios ni ataduras.

 

La educación sexual

es importante en la infancia,

que puede crear conflictos

por culpa de la ignorancia.

                   

Juan Santos Santos

jsantosbis@gmail.com

 

Balcón de Infantes

Mantenimiento: José Ant. Sánchez

© Copyright  Balcón de Infantes 2020