Balcón de Infantes

 

COLABORACIONES

       

Pasanteando en América     

Vacaciones

 

Aunque suene raro, pocos americanos disfrutarán de unos días de vacaciones en estas fechas. O más bien debería decir que pocos disfrutarán de más de cuatro o cinco días seguidos, y eso casi haciendo un exceso, ya que Estados Unidos es el único país desarrollado que no obliga o requiere que las empresas y empleadores ofrezcan vacaciones pagadas a sus empleados. Y esto trae sus consecuencias, porque aunque la mayoría de compañías sí ofrecen vacaciones pagadas como “beneficios” adicionales al sueldo para el empleado, no existe legislación al respecto, así que se impone la costumbre, y lo normal es que tras el primer año de trabajo, el empleado tenga derecho a “sólo” diez días de vacaciones. Dependiendo de las empresas, después de cinco años podrían ser catorce, diecisiete después de diez, e incluso llegar a los veinte días de vacaciones tras veinte años en la compañía. Pero con lo fácilmente que cambia la gente de trabajo por estos lares, me da que la mayoría viven casi toda su vida profesional con diez o catorce días de vacaciones al año. Sólo.

Con ese montante, es raro que se tomen todos los días de golpe, por lo que como mucho, pedirán cuatro o cinco seguidos. Por ejemplo, es muy normal que la gente aquí pida “libres” varios lunes seguidos, de tal manera que alargan los fines de semana estivales y para ellos es suficiente desconexión. Y aun así, con tan pocos días de asueto, la mayoría de americanos ni siquiera “gasta” todas las vacaciones, según explican estudios y encuestas, por el exceso de trabajo y el miedo a perder el empleo (inciso: y eso que tienen un 3,7% de paro, una de las tasas más bajas de los últimos 50 años).

Todo esto de las vacaciones es, sin duda, una de las cosas que más nos sorprenden a los españoles. Hay quien dice que a lo mejor por esa falta de días libres, a Estados Unidos le va tan (relativamente) bien en lo económico. Sin embargo, leo que cada vez más sectores como el médico, abogan por recuperar ese sentido de “desconexión” que, en general, tienen las vacaciones para nosotros. El estrés, el insomnio, o la ansiedad relacionados con el trabajo, están pasando factura (nunca mejor dicho con la sanidad que tienen aquí).

Desde mi humilde opinión, creo que puede que los americanos nos lleven la delantera en muchas cosas, pero en saber cómo disfrutar del tiempo libre, de momento, estamos entre los primeros del mundo. Y lo digo en el buen sentido, en el de descansar, estar con la familia, disfrutar de los amigos o tener tiempo para leer un buen libro.

Exactamente lo que planeo hacer yo en unos días, cuando llegue al pueblo. ¡Felices vacaciones, paisanos!

 

Balcón de Infantes

Mantenimiento: José Ant. Sánchez

© Copyright  Balcón de Infantes 2019