Balcón de Infantes

 

COLABORACIONES

       

Pasanteando en América     

Elecciones

Con las elecciones otra vez a la vuelta de la esquina, a los muchos españoles que vivimos en el extranjero nos asalta otra vez la incertidumbre. Y no precisamente por si ganará uno u otro, o incluso, si habrá alguna mayoría que permita formar gobierno otra vez. No, simplemente nuestra duda es si podremos si quiera votar.

Ilustro estas líneas con mi foto votando el pasado 28 de abril en el Consulado de España en Houston, y le doy importancia porque el trámite para lograr hacerlo no es fácil. En las pasadas elecciones yo pude hacerlo, pero hubo miles que no.

Y es que el proceso para poder votar desde el extranjero es difícil, tedioso y, sobre todo, diferente de lo que haríamos si estuviéramos en España, esto es, coger el DNI y dirigirnos al colegio electoral de turno. Aquí, para llegar a esta foto con mi voto casi en la urna, primero tuve que solicitar (“rogar”) el voto por vía telemática, o sea, rellenar varios formularios a través de internet, comprobar mis datos en tres sitios distintos y después esperar a que llegaran las papeletas electorales y no se perdieran por los caminos de Dios y los servicios postales. Luego, una vez llegadas las papeletas, podría haberlas enviado por correo certificado a España (previo pago de una certificación internacional que, en teoría, te devuelve el estado español), o como fue nuestro caso, acercarnos al consulado a votar en persona. En cualquiera de los dos casos, además de las papeletas en el sobre, teníamos que meter un certificado del censo electoral corroborando que somos residentes en el extranjero y una fotocopia del DNI o del pasaporte para acreditar la identidad. Sobra decir que en el consulado había urna, pero no papeletas, así que o te llegaban a tu casa o nada.

Ilustrativos de las dificultades del voto desde el extranjero son los datos de Houston: el pasado 28 de abril votaron “sólo” 865 personas de las 10.264 censadas en la demarcación consular de Houston, que abarca los estados de Texas, Nuevo México, Oklahoma, Louisiana, Arkansas, Tennessee, Alabama y Mississippi. Eso significa tan sólo un 8% de participación… Yo tuve suerte, pero muchos amigos se quedaron sin poder votar por las dificultades para pedir la modificación del censo y/o porque no llegaron a tiempo las papeletas.

Supongo que algunos dirán que ya no vivimos en España, que qué queremos elegir o votar, que al fin y al cabo, nosotros ya no tenemos que sufrir la crisis… Pero desde mi punto de vista, seguimos siendo españoles, y más que eso, somos la cara visible de España en los países en los que vivimos. Los que a veces tenemos que contestar preguntas incómodas sobre lo que está pasando en nuestro país “por culpa de los políticos”. Y tenemos toda nuestra familia, y, muchos,  propiedades… Y, en un día más o menos cercano, la inmensa mayoría querremos volver.

Estaremos en el extranjero, pero queremos seguir formando parte de nuestro país.

 

 

Balcón de Infantes

Mantenimiento: José Ant. Sánchez

© Copyright  Balcón de Infantes 2019