Balcón de Infantes

COLABORACIONES

         

 

Apunte Gráfico

Por Mariano Lorenzo

 

                        ************************************************************************************************************************************************************

Pasos de nuestra Semana Santa

Por Jota Ese

 

 

La Piedad 

Este paso fue adquirido por la Cofradia de La Soledad en los años 50 del pasado siglo. Es un magnifico grupo escultórico, obra del imaginero Vicente Tena, en madera policromada. Talla de líneas delicadas y un acabado perfecto, representa a la Virgen María con Jesús muerto en sus brazos en tamaño casi natural, a los que acompaña un ángel contemplando las llagas de nuestro Señor. 

"El Borriquillo" 

Así es conocido popularmente el paso de la Entrada de Jesús en Jerusalén. Fue adquirido por la cofradía de Las Palmas en los talleres de Olot (Gerona) en 1940, cuando se refundó la Hermandad después de la Guerra Civil. Iconográficamente representa la entrada triunfal de Jesús en la Ciudad Santa a lomos de un pollino portando en su mano izquierda una pequeña palma, mientras que con la derecha hace ademán de bendecir a la muchedumbre, acompañado por San Pedro y una figura inclinada en actitud de reverencia que representa al pueblo judío. 

Grupo Escultórico de La Flagelación 

Nombres como Alonso Berruguete, Gregorio Fernández y Juan Pascual de Mena pasan rápidos por nuestro recuerdo al contemplar esta obra del madrileño Faustino Sanz Herranz. Quizá la verdadera diferencia notoria, en el transcurso de los siglos, esté mucho más en la añosa pátina que en las calidades artísticas esenciales. Cierto que la edad de oro de la imaginería española pasó. Pero no es menos cierto que si alguien ha sido capaz de conservar celosamente el espíritu de aquellos grandes artífices, reteniéndolo en la mano -como el grácil vuelo de un pájaro- fue, y de manera precisa, Sanz Herranz. No me parece nada sencillo encontrar otro mejor y con mayor adecuación en la última mitad del pasado siglo XX. Se trata, pues, de un hombre igual que ellos,con carácter parecido, con la difícil medida del equilibrio, de la medida justa; y teniendo siempre en juego la elegancia y la natural rudeza castellana.

Desde aquí le dedicamos nuestro homenaje de respeto por su vida de laboriosa entrega, con obras como esta, de hermosura contundente.

 

            *************************************************************************************************************************************************

Rincón Literario

Reflexión Poética 

Un mismo Corazón y una Misma Voz

                                                                                                 Víctor Corcoba Herrero/ Escritor                                                                                         

 

(EL JARDÍN QUE NOS CIRCUNDA NO ES PARA ENFRENTARNOS; SINO  PARA EMBELLECERNOS)

A los ojos de la vida, todo vive, nada fenece.

Las aguas nos regeneran,  los aires nos alientan,

mientras los campos se pueblan de emociones,

y se repueblan en hondo haz de sentimientos,

emanados de nuestra hondura de níveos latidos,

que han de reconducirnos hacia un vivir amando.

 

Hay que volver a las raíces de la bondad,

a tomar la verdad como lámpara que nos guía,

para divisar el amor y para dejarse amar,

que este camino es para hacerlo en comunión,

para vivirlo conectado al verso de la creación,

tomando como curso los brazos de la Cruz.

 

Hagamos silencio en soledad con la palabra,

salgamos a escuchar la voz sin voz de Dios,

la que habita en nuestras habitaciones internas,

dejémonos brotar hasta rebrotar en su ternura,

partamos hacia otro estilo de morar en la tierra,

que se encarne en la virtud y se reencarne en mí.

No hay mayor firmeza que la de abrirse camino,

ni mejor facultad que la de dejarse reconciliar,

hallar el pulso de la hospitalidad en uno mismo,

para encontrarse consigo, y  poder reencontrarse

siempre junto a los demás, abriendo horizontes,

destruyendo muros, reconstruyendo hogares.

 

Retorne a esta morada de la tierra con el cielo,

el sosiego para todos los moradores andantes,

que la quietud nos resucite el ánimo de cohabitar,

de existir para poder asistir al otro, al que transita

a nuestro lado, por muy heterogéneo que sea,

pues reforzando vínculos, se robustecen los seres.

 

Ese espíritu que soy y que somos, ha de quererse,

demanda concebirse como un corazón en paz,

suplica espacios armónicos en todo el mundo,

ora por retoñar en el poema sin fin del Creador,

y también labora, como trovador en guardia,

recogiendo mil loas, acogiendo las glorificaciones.

 

                             *********************************************************************************************************************************************

 

Balcón de Infantes

Mantenimiento: José Ant. Sánchez

© Copyright  Balcón de Infantes 2020